21 marzo, 2024

Humanizando las ciudades: transformación urbanística y lumínica de Torredembarra con alumbrado Carandini 2200K
Humanizando las ciudades: transformación urbanística y lumínica de Torredembarra con alumbrado Carandini 2200K

Las ciudades se humanizan al priorizar al peatón, promoviendo espacios saludables, seguros y reduciendo emisiones, en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible.

Ciudades de todo el mundo están inmersas en un profundo proceso de transformación que requiere alejar los coches de las calles y avenidas para volver a poner el peatón en el centro. Este cambio implica una humanización de las ciudades con un doble objetivo. Por un lado, conseguir un espacio público más saludable con espacios más verdes y seguros que favorezcan la socialización y la economía de proximidad. Y, por el otro, reducir las emisiones contaminantes y la contaminación acústica de los barrios para mejorar la calidad de vida de sus vecinos y vecinas, acorde a los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

Una de estas ciudades es Torredembarra, en Tarragona, que ha venido implementando a lo largo de los años un plan de ordenación urbanística para aumentar las zonas verdes, plazas y zonas peatonales de la ciudad, priorizando los peatones y las bicicletas frente a los vehículos a motor.

Descripción del proyecto

Uno de los proyectos más recientes llevados a cabo por el ayuntamiento ha sido la remodelación, tanto urbanística como lumínica, de la Plaça Catalunya, una plaza ubicada en la confluencia de cuatro calles por las que circulaban vehículos. 

Debido a sus características, este espacio funcionaba más como una rotonda que como una zona de ocio, ya que la superficie utilizable se encontraba en el centro y estaba rodeada por la calzada. Además de su difícil acceso, este espacio urbano aumentaba el riesgo para aquellos que deseaban acceder o salir de la plaza, especialmente para gente mayor y niños/as.

De rotonda a plaza polivalente 

Ante esta situación, el ayuntamiento de Torredembarra, decidió reurbanizar la plaza para crear un auténtico espacio de disfrute, fácilmente utilizable y protegido del tráfico rodado. 

Para conseguirlo, se eliminó la conexión entre dos de las cuatro calles que convergen en el cruce. Esta intervención posibilitó aumentar la superficie destinada a peatones y conectar el espacio circular central con la acera perimetral. Aunque se mantuvo el aspecto de rotonda de la plaza, se incrementó significativamente su tamaño con unas aceras lo suficientemente anchas para la colocación de terrazas y paso para las personas. También se realizó un cambio en la pavimentación con la creación de un solo nivel que permitiera la conexión entre los desplazamientos a pie. 

El proyecto fue redactado por el arquitecto Xavier Mercadé. 

Un nuevo alumbrado para una plaza renovada

A parte de la remodelación urbanística, el ayuntamiento también decidió actualizar el alumbrado. Para ello, contó con Carandini, empresa líder en iluminación exterior, y en sus soluciones Spin y C-line. 

Anteriormente, había instalados báculos de nueve metros con luminarias a mucha altura y con mucha potencia. Una tecnología obsoleta, contaminante y poco eficiente que ofrecía una sobre iluminación del espacio y un mal reparto de la luz, afectando a los vecinos que vivían en los edificios colindantes. 

Para solventar esta situación y modernizar la estética de la plaza, se instalaron nuevos puntos de luz led modelo Spin en columna cilíndrica de cinco metros. Se combinó con columnas modelo Nikolson también de cinco metros de altura, montadas con la luminaria ambiental led C-line. 

Se disminuyó la altura de las columnas de nueve a cinco metros para crear un espacio más humano, solamente con la luz necesaria y sin la obligación de tanta potencia. 

Se decidió que ambos puntos de luz tuvieran una temperatura de color de 2200K para crear un entorno más acogedor y propicio para el bienestar de los residentes. Se buscó respetar los ritmos circadianos, favoreciendo una atmósfera cálida y relajante durante las horas nocturnas que contribuyera a mejorar la calidad de vida de los vecinos. 

Los retos del proyecto

El proyecto de reforma de la Plaça Catalunya consistía en la construcción de una media luna en el centro de la plaza con un escenario polivalente que permitiera celebrar eventos de pequeño formato como conciertos, actos culturales, obras de teatro, etc. 

Una de las partes complicadas del proyecto lumínico fue iluminar correctamente todo este espacio, incluido el escenario, sin tener que colocar puntos de luz extra que sirvieran para alumbrar el área de espectáculos. Además, el escenario estaba cubierto por una pérgola, elemento que afectaba directamente a la distribución de la luz y a su uniformidad. 

Resultados conseguidos

“Pese a los diferentes desafíos que tuvimos, el proyecto de renovación del alumbrado de Plaça Catalunya ha sido todo un éxito. Se han conseguido unos niveles de uniformidad excelentes de 0,76% y un ahorro energético del 70%. También se ha eliminado la luz intrusa y se ha apostado por una temperatura de color cálida que respetara los ritmos circadianos de las personas”, ha declarado Joan Vieito, Sales Manager del proyecto.

Vicenç Ruiz, técnico del ayuntamiento de Torredembarra, ha añadido “Estamos muy contentos con los resultados obtenidos. Se ha conseguido dar prioridad al peatón ante los coches sin vetar la entrada de vehículos. Hemos reordenado el tráfico para reducir las emisiones y las partículas en suspensión y mitigar la contaminación acústica, creando un espacio más seguro, acogedor, cálido y agradable para el uso residencial”.

Con una reducción de la altura de las columnas, la instalación de menos potencia y la elección de luminarias led de Carandini, la nueva Plaça Catalunya se ha convertido en un área amigable y confortable, tanto de noche como de día en la que disfrutar dando un paseo, viendo un espectáculo o, simplemente, socializando con los vecinos y vecinas del barrio.

Más información en la web de Carandini